Debemos comenzar por aclarar qué diferencia hay entre sexo y sexualidad para poder desarrollar un tema por demás polémico y de interés colectivo y social. Muchas personas se sienten confundidas cuando se habla de sexo y piensan que este es un tema tabú que debe ser tocado entre adultos y solo en ciertos espacios. Piensan que la religión, la edad, y el sexo propiamente dicho tienen mucho que ver y se contradicen unos a otros. Inmiscuyendo la moral y las buenas costumbres.

En primer lugar debemos aclarar que la sexualidad, es una actividad y el sexo en cambio es una condición. Cuando nos referimos a la implementación de juguetes sexuales, entonces estamos hablando de algunas herramientas que se utilizan para mejorar la calidad de esta actividad.

No obstante esto sí que era un tema tabú en las décadas pasadas. Hoy en día son adminículos de uso frecuente por las parejas para obtener mayor goce y mejorar las relaciones de pareja e inclusive para utilizarlos en solitario.

¿En que se basa la educación sexual?    

La educación sexual está destinada a la orientación familiar, tanto los padres como los niños deben afrontarla diariamente desde el mismo nacimiento de un bebé. Debemos recordar que desde que una criatura llega al mundo, ya viene marcada por el sexo masculino o femenino. Es allí donde comienza esta larga tarea conductual, donde los recién nacidos quedan estigmatizados con el color rosado para las hembras y el color azul para los varones.

Por tradición los mismos padres comienzan a diferenciar a los niños según su sexo, los juguetes, los colores en la decoración de su habitación, la ropa, los cortes de pelo y muchísimos aspectos diferencian  a ambos sexos.

En realidad lo único que diferencia científicamente a un hombre de una mujer es sus genitales y por supuestos los cambios orgánicos y hormonales que se irán acentuando a medida que el ser humano va creciendo.

¿Cuáles son los juguetes sexuales más buscados?

Para el desarrollo de una actividad sexual algunas personas buscan material de apoyo, entre tantos recursos, se encuentran videos, revistas, y por supuesto los juguetes sexuales tales como consoladores, disfraces, látigos, esposas, aromas, esencias, y muchas otras cosas como en picansex.

Por supuesto que entre los juguetes sexuales no pueden faltar los diferentes tipos de penes e inclusive para los más exigentes existen los penes gemelos, también hay una cantidad de muñecas inflables que con su vulva expuesta pueden satisfacer a hombres solitarios que no se animan a buscar los servicios de una de carne y hueso.

Todos estos juguetes artificiales y artilugios, se pueden conseguir y comprar vía internet, ya que a muchas personas les es difícil solicitar este tipo de mercancía personalmente. De todas formas los que gustan de hacer acto de presencia en las tiendas físicas y poder escoger en la mercancía lo que más le satisfaga, para recibir sugerencias y opiniones, pueden también hacerlo.

En las redes sociales se podrán informar sobre los lugares donde se encuentran este tipo de tiendas y acudir personalmente en busca de una aventura artificial con respecto al sexo.