El dolor lumbar es un motivo frecuente por el que los pacientes asisten a consulta de fisioterapia. Los pacientes se acostumbran a educar preocupados por la recurrencia del dolor lumbar y, si este fuera su primer episodio podría retornar aparecer. Por esta razón habitúan a recurrir a la utilización de fajas lumbares para intentar proteger la zona lesionada, sobre todo, aquellos pacientes que trabajan moviendo materiales pesados o realizan movimientos repetidos de agacharse y levantarse.

La faja lumbar es una prenda interior flexible que soporta la zona lumbar de la espalda a través de la compresión. Popularmente se dice que la faja lumbar ayuda a prevenir lesiones en la columna lumbar y reducir el dolor de la misma, pero ¿sabemos si esto es cierto?.

Las fajas lumbares son diseñadas para mudar el empleo de la musculatura y los movimientos en la columna lumbar mediante una aplicación de fuerzas compresivas sobre la zona lumbar. Si las fajas abdominales cumplieran esta meta, deberían trastocar los movimientos de la columna, la contracción muscular, las fuerzas compresivas en las articulaciones de la columna y la estabilidad de la misma. No obstante, las fajas abdominales son extensamente empleadas sin una evidencia científica concluyentes de sus efectos.

Por ejemplo muchos estudios han documentado que las fajas lumbares reducen enormemente la actividad de la musculatura de la zona lumbar, mas no se puede describir una conclusión terminante, pues si nos basamos en otros estudios la aminoración de esta actividad muscular no es clara. Por ende encontramos cierta polémica.

Actualmente no tenemos patentizas de que estas fajas pudiesen reducir la incidencia de lesiones en la espalda. Aun se ha estado estimando que la incidencia y severidad de las lesiones lumbares aumentaba tras un empleo intermitente prolongado en el tiempo. Estas investigaciones coinciden en que el uso de los soportes lumbares puede gastar la musculatura lumbar.

Tampoco tienen un efecto significativo en el mantenimiento de la estabilidad lumbar mediante el aumento de la fuerza muscular, no produciendo un amento en la compresión y estabilización de los segmentos articulares lumbares.

Las fajas abdominales son prescritas por una pluralidad de razones, incluso a lo largo de un programa de rehabilitación tras de una lesión lumbar o bien un proceso quirúrgico, y como una forma de prevenir lesiones en trabajadores que efectúan labores repetitivas de levantar peso.

Como conclusión debemos querer todos y cada uno de los sistemas que dejan mantener la estabilidad de la columna lumbar ya antes de aconsejar la utilización de una faja lumbar, ya que:

Genera una aminoración de la actividad muscular y por ende provocará debilidad de la misma.
No produce una minoración de las fuerzas de compresión sobre las articulaciones de la columna lumbar
Genera una minoración en el rango de movimiento de la columna lumbar.