La artritis es una dolencia que consiste en la hinchazón de las articulaciones y puede aquejar a personas de cualquier edad. Hay muchas variaciones de esta enfermedad, entre las que resaltan la artritis reumatoide, la gota, la osteoartritis y la tendinitis. Por lo tanto, las articulaciones más dañadas acostumbran a ser las de las rodillas, dedos de los pies, de las manos, las muñecas, codos y hombros. En el caso de sufrir alguno de estos géneros de artritis, el médico iniciará un tratamiento centrado en fármacos y actividad física, pero, si lo deseas, puedes optimizar el tratamiento con antídotos tradicionales para aliviar el malestar. En este post te explicaré las bondades de uno de los mejores remedios caseros contra el malestar de la artritis: el harpagofito o bien Garra del Demonio.

Múltiples estudios médicos han demostrado recientemente que la raíz del harpagofito es eficiente contra la artritis de la columna vertebral, caderas y rótula y el dolor de espalda en la columna. Igualmente es capaz de reducir la hinchazón y el dolor generado por la artritis.

La falta de un tratamiento realmente eficaz contra el malestar de la artritis o bien el cuadro de efectos adversos que por norma general estos fármacos conllevan, transforman a la Garra del Diablo en una excelente opción alternativa para el control de estas enfermedades, siempre y en toda circunstancia como un añadido alternativo a los tratamientos farmacológicos. La raíz de esta planta puede asistir a reducir considerablemente el dolor inflamatorio y degenerante de los cartílagos y el dolor del paciente se ve reducido, con una mínima aparición de efectos secundarios a partir de su consumo.

La esencial capacidad beneficiosa de esta planta conocida desde tiempos antiguos, es su poder antiinflamatorio y analgésico. Puede también elaborarse una disolución de polvos de harpagofito en agua, y usarlo a modo de un expectorante, librando a las mucosas de las infecciones de poca importancia.

 

Por lo tanto, si padeces de artritis, siempre que viajes por Europa, te recomendamos llevar contigo harpagofito en crema o en cápsulas y por supuesto tu Tarjeta Sanitaria Europea, por si tuvieras alguna complicación derivada de esta dolencia.