Qué es la cavitación

Los ultrasonidos a baja frecuencia, consecuencia de los impresionantes avances tecnológicos acaecidos en la medicina en los últimos años, han provocado que se encuentren soluciones para disminuir la presencia de grasa o adiposidad en zonas concretas o localizadas.

Estos ultrasonidos u ondas ultrasónicas a baja frecuencia se conocen como cavitación o ultracavitación, son términos sinónimos. Estos ultrasonidos consiguen combatir la grasa de una manera peculiar. Existe una consecuencia de dichas ondas conocida como “cavitación estable”, lo que sucede es, dicho en pocas palabras, que las grasas pasan a un estado más líquido, de esta manera, esta grasa líquida resultante en convertida por el hígado en sustancias que son eliminadas por la orina, por eso se recomienda beber mucha agua antes y después de la intervención… es necesario el líquido elemento para conseguir una mayor limpieza…

Cavitación riesgos

Aunque estas técnicas se aplican en zonas corporales muy localizadas, existen algunos riesgos que resultan al menos interesantes conocer.

Si bien es cierto que esta técnica con ultrasonidos evitan el quirófano, lo cual es siempre de agradecer, ya que no hay anestesia, por ejemplo, ya que no hay dolor de ningún tipo. No siempre es una técnica que se pueda aplicar a todo el mundo sin conocer antes la historia clínica del posible paciente.

Por ejemplo, no es recomendable usar las técnicas descritas con anterioridad en personas con insuficiencias renales, hepáticas (ya que el hígado y los riñones tienen que trabajar mucho como se explicó en el párrafo anterior), ni por supuesto a personas que lleven aparatos electrónicos, y no nos referimos al móvil :), como pueden ser marcapasos.

Ni que decir tiene que nada de mujeres embarazadas o en períodos de lactancia o personas en general con problemas de exceso de colesterol o triglicéridos, lo cual a veces suele ser habitual, con lo que mucho cuidado.

Mucho ojo también a usar la técnica en zonas cercanas a los ovarios o cuello (tiroides), si el aparato es muy potente, bien para disminuir la grasa, pero ojo donde se aplica.

¡Usemos la cabeza y una buena diagnosis médica previa para estar seguros sobre si utilizar estas técnicas o no!.

Bueno, ya has aprendido algo sobre los riesgos de la cavitación, ¿qué tal saber de precios de la cavitación? o incluso, ¿dejarnos tu opinión? sería de gran utilidad para los lectores del blog… 🙂